Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 19 de agosto de 2011

UNO MÁS UNO IGUAL A 11


             Dentro de la VICTORIA PÚBLICA, nos encontramos con el sexto hábito: LA SINERGIA.
            Te recuerdo que el ámbito de la VICTORIA PÚBLICA tiene que ver con el hacer con otros, estamos en el mundo de las relaciones, en el espacio de la INTERDEPENDENCIA.
            La palabra SINERGIA proviene del griego, “synergo” que significa literalmente, trabajar en conjunto.
            La sinergia está íntimamente ligada al funcionamiento de los sistemas, en todos los cuales, un grupo de elementos CON CAPACIDADES O HABILIDADES DIFERENTES, se relaciona para obtener un resultado. No obstante, la sinergia en los sistemas se da, cuando ese resultado es superior al que hubiera podido alcanzar, la suma de cada resultado de los elementos, trabajando en forma aislada.
            El término se puede aplicar entonces, en innumerables áreas, ya que en todas puede existir un sistema.
            La sinergia no sólo suma las energías de los integrantes de un grupo o conjunto sino que las multiplica obteniendo siempre un resultado superior a, precisamente, la suma de los resultados de las partes. De ahí que podemos haber escuchado: “El todo es más que la suma de las partes”
“Si unimos nuestros esfuerzos, se multiplicarán nuestras posibilidades”. Anónimo

“Las fortalezas están en nuestras diferencias, no en nuestras similitudes” Stephen Covey
Te invito a hacer un ejercicio práctico que te permitirá darte cuenta de qué es esto de que EL TODO ES MÁS QUE LA SUMA DE LAS PARTES.
Estirá tus brazos hacia delante, enfrentá tus palmas, poné tus dedos pulgares hacia arriba. ¿Qué número tenés en cada mano?
¿Uno, verdad?
Ahora uní estos dos equipos (manos) que te pertenecen, acercando las palmas. Cerrá los puños y uní las manos de manera que los dos puños se toquen.
¿Qué número te queda ahora con los dos pulgares extendidos?
¿Once, verdad?
¿Podés ver que uno más uno puede tener como resultado, once?
También podemos repasar estos ejemplos:
Reloj: Minutero, segundero, máquina, todos por separado no nos podrán indicar la hora. Todos los elementos juntos, sí.
Automóviles: Las auto partes no marchan ni transportan. Todas en conjunto, sí.
¿Podés escribir una poesía sólo con letras o necesitás la combinación de las mismas para formar palabras con las cuales escribir la poesía?
En todos estos ejemplos podemos distinguir con claridad un objetivo común de cada una de sus partes siendo estas diferentes en sus capacidades y habilidades.
 Lo que no puede faltar en un sistema, sea éste el de una máquina o el de un grupo de personas, es el objetivo común. Todos los elementos del mismo deben estar dirigidos a un resultado idéntico.
¿Te unís a personas que piensan distinto que vos si, ellas tienen tus mismos objetivos, o te negás a hacerlo porque no piensan como vos?
Un ejemplo muy relevante de sinergia es la pareja, ya que también podemos definir a la sinergia como el efecto que puede resultar cuando dos personas con habilidades diferentes y complementarias, cooperan.
¿Se observa sinergia en tu interrelación de pareja?
¿Prestás atención al objetivo común que hay en la misma?
La sinergia es estimulante. La creatividad es estimulante. Es extraordinario lo que pueden producir la apertura y la comunicación. Las posibilidades de que se produzca una ganancia verdaderamente significativa, un progreso importante, son tan reales que vale la pena correr el riesgo que esa apertura entraña. Stephen Covey

La valoración de las diferencias (mentales, emocionales, psicológicas) es la esencia de la sinergia. Y la clave para valorar esas diferencias consiste en comprender que todas las personas ven el mundo no como es, sino como son ellas mismas. Stephen Covey
ASAMBLEA EN LA CARPINTERÍA
Hubo en la carpintería una extraña asamblea. Las herramientas se reunieron para arreglar sus diferencias. El martillo fue el primero en ejercer la presidencia, pero la asamblea le notificó que debía renunciar. ¿La causa? Hacía demasiado ruido, y se pasaba el tiempo golpeando. El martillo reconoció su culpa, pero pidió que fuera expulsado el tornillo: había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo. El tornillo aceptó su retiro, pero a su vez pidió la expulsión de la lija: era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás. La lija estuvo de acuerdo, con la condición de que fuera expulsado el metro, pues se la pasaba midiendo a los demás, como si el fuera perfecto. En eso entró el carpintero, se puso el delantal e inició su trabajo, utilizando alternativamente el martillo, la lija, el metro y el tornillo.
Al final, el trozo de madera se había convertido en un hermoso mueble.
Cuando la carpintería quedó sola otra vez, la asamblea reanudó la deliberación. Dijo el serrucho: “Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestras flaquezas, y concentrémonos en nuestras virtudes”.
La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba solidez, la lija limaba asperezas y el metro era preciso y exacto.
Viendo la obra del carpintero terminada, se dieron cuenta de que cada uno, con sus capacidades y habilidades, no hubiera podido realizarla sin haberse reunido con el objetivo común de lograrla.
Por el placer de compartir. Rita









   

No hay comentarios:

Publicar un comentario