Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 12 de marzo de 2011

COACHING: POR QUÉ - PARA QUÉ

Las personas somos seres potenciales, seres que somos pero que también podemos llegar a ser. Todos somos pero también todos estamos en estado potencial de ser más, mejor o diferentes.

Muchos nos vemos motivados por llevar adelante esta tarea de crecer, evolucionar, salir de nuestros conflictos, alcanzar nuestras metas, modificar comportamientos que nos dañan pero que no podemos evitar, en definitiva, lograr una vida lo más cercana a la plenitud donde nos encontremos lo más felices posible y podamos dejar de pensar que “la felicidad son sólo momentos”. Los momentos felices son, en realidad, aquellos en los cuales superamos nuestros bloqueos, logramos tener una mirada diferente de nuestros problemas, aceptamos lo que no podemos cambiar y nos decidimos a poner nuestra energía en lo que sí podemos modificar.

El Coaching Ontológico no es mágico. El Coaching Ontológico necesita de vos para realizar tu transformación. Si vos no querés, el Coaching no tiene ningún poder. Lo que sí hará es mostrarte una forma distinta de ver tu vida y tus circunstancias, te dará poder para desprenderte de todo lo que te hace sufrir enseñándote a hacer buenas elecciones, afirmándote en el camino de lograr tus objetivos, ya sean ellos: un trabajo mejor, superar pérdidas de todo tipo, fortalecer vínculos y relaciones, adquirir seguridad en el que querés ser y no encontrás cómo.

Lo básico a tener en cuenta es desterrar de nuestro vocabulario el “Yo soy así” porque cuando decís eso, estás infiriendo –y lo más peligroso- estás limitando tus posibilidades y cercenando el desarrollo de tu potencial. “Yo soy así” indica algo terminado, algo que no se puede modificar, algo que quedó estático y petrificado en el tiempo –tu tiempo, uno del que ni siquiera tenés memoria- y te estás estancando en tu crecimiento. El “Yo soy así” es un auto justificativo para no hacer nada por vos, para no salir de tu zona comodidad en donde no tenés todo lo que querés pero tampoco te exige mejorar.

El Coach de vida (Life Coach) es tu facilitador, tu acompañante para todas las situaciones en las que tu mirada no alcanza porque estás inserto en el problema. El Coach no juzga, no opina, no indica, no da soluciones ni deberes. El Coach te hace preguntas para que vos sólo llegues a encontrarte con vos mismo mediante las respuestas que están todas en tu interior.

Tu coach es la llave. Necesitas a alguien que tenga un ojo para ver lo que estás haciendo cuando no puedes verlo solo.

PETE SAMPRAS.

El Coaching llega a cubrir un vacío en los recursos de los seres humanos, ese que tenemos todos en algún momento y está basado en la filosofía, sobre todo en uno de los métodos más antiguos. El Coaching trabaja con personas (clientes) que se encuentran atascados por algún hecho que sucedió en sus vidas – o muchos-. No es terapéutico en el sentido de que no es útil con personas que padecen enfermedades, sí lo es si tomamos la acepción de la palabra sanar en su sentido de sentirte mejor, productivo, ascendente, agradecido, feliz. Este es su POR QUÉ.

El “para qué” del coaching es tanto o más importante que el “por qué”.

Para que llegues a tus objetivos.

Para que cambies tus resentimientos con algo de tu pasado.

Para que tus relaciones sean efectivas.

Para que te atrevas a ser quien querés ser.

Para que te fortifiques y adquieras poder: PODER PERSONAL.

Para que des a cada cosa la importancia que tiene y de esta manera aprendas a priorizar evitándote sufrimientos inútiles.

Para DARTE CUENTA y DESPERTAR.

El Coaching trabaja con el lenguaje, el cuerpo y la emoción.

Podrás elegir el cuerpo que necesitás para cada una de las circunstancias que debemos atravesar en la vida (por ejemplo: tu cuerpo no es el mismo en una relación afectiva que cuando estás en una entrevista de trabajo ¿verdad?)

Podrás diseñar conversaciones que te lleven adonde querés llegar evitando enfrentamientos y acercando tus posibilidades de lograr tus objetivos.

Podrás salir de los estados de ánimo que te paralizan y te cierran espacios de posibilidades.

Usted no puede depender de su propio juicio cuando su imaginación está fuera de foco. George Orwell

"El ser humano no vive sólo de pan. Necesitamos amor y cuidados, y encontrar una respuesta a quiénes somos y para qué vivimos"
Jostein Gaarder

Por el placer de compartir. Rita

No hay comentarios:

Publicar un comentario