Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 21 de mayo de 2011

COMPROMISOS: TODO UN DESAFÍO

REGALOS PARA EL MAHARAJÁ
Una vez un maharajá, que tenía fama de ser muy sabio, cumplía cien años. El acontecimiento fue recibido con gran alegría, ya que todos querían mucho al gobernante.
En el palacio se organizó una gran fiesta para  esa noche y se invitaron a poderosos señores del reino y de otros países.
El día llegó y una montaña de regalos se amontonó en la entrada del salón, donde el maharajá iba a saludar a sus invitados.
Durante la cena, el maharajá pidió a sus sirvientes que separaran los regalos en dos grupos: los que tenían remitente y los que no se sabía  quién los había enviado.
A los postres, el rey mandó traer todos los regalos en sus dos montañas. Una de cientos de regalos, costosos y grandes, y otra más pequeña, de una decena de  presentes.
El maharajá comenzó a tomar regalo por regalo de la primera montaña y fue llamando a los que habían enviado  los regalos. A cada uno los hacía subir al trono y les decía:
- Te agradezco tu regalo, te lo devuelvo y estamos como antes. - Y les devolvía el regalo, no importaba cuál fuera ni el valor que tuviera.
Cuando terminó con esa pila, se acercó a la otra montaña de regalos y dijo:
- Estos regalos no tienen remitente. A estos sí los voy a aceptar, porque estos no me obligan y a mi edad, no es bueno contraer deudas. En "Recuentos para Demian" de Jorge Bucay
En este cuento se califica al maharajá como sabio, y esto me hace pensar en los juicios porque desde mi mirada, el maharajá no es un sabio sino un astuto. Pero más allá de eso, lo que pretendo resaltar es la semejanza entre “contraer deudas” y “generar un compromiso”. Fijate que ambas proposiciones son intercambiables.
¿Qué te pasa cuando sentís que “contraes deudas”?
¿Qué te pasa cuando te sentís comprometido?
¿Elegís vos comprometerte o te parece que los demás te arrastran a hacerlo?

El compromiso –cosa ajena al maharajá- es uno de los factores más importantes para alcanzar nuestros objetivos, y puede ser analizado desde muchos ángulos. Lo importante es que seas vos el que elijas comprometerte, éste será el primer paso, luego, tendrás la responsabilidad de llevar tu compromiso a cabo.
Cuando una opinión se respalda con compromiso se convierte en convicción. HENRY SIQUEIROS
            El compromiso es el espacio donde ponés tu atención y tu energía. Es una acción que al elegirla te permite llegar a algún lugar.
            Podés comprometerte:
v      Con vos mismo y lo que elegís.
v      Con los demás y las promesas que les hacés.
v      Con la ejecución de una tarea.
v      Con tu misión
El compromiso es un pilar de la construcción de tu EFECTIVIDAD PERSONAL.
El poder de comprometernos con nosotros mismos y de mantener esos compromisos, es la esencia del desarrollo de los hábitos básicos de la efectividad. Stephen Covey.
Sólo el compromiso te llevará a cumplir tus sueños.
            El compromiso te da poder, responsabilidad y confianza.
            ¿Cómo te sentís cuando abandonás a mitad de un camino que te trazaste?
            ¿A quién le atribuís la responsabilidad?
           
            ¿Cómo te sentís cuando vas hasta el final, a como de lugar?
            En esta opción ¿tenés necesidad de buscar responsables?

            Nos escuchamos repetir hasta el cansancio: “Fulano tiene miedo al compromiso” “No se puede confiar en X, jamás cumple lo que dice” “Me dijo tal cosa pero tomaré mis recaudos porque nunca respeta lo que acordamos”.
            Cuando decís todo esto: ¿tenés la autoridad moral para hacerlo?
            Vos ¿tenés miedo al compromiso pero sólo lo ves en otros?
            ¿Se puede confiar en vos?
            ¿Respetás los acuerdos? Los acuerdos son la única manera de llevar adelante relaciones.
            ¿Cumplís tus promesas con otros?
            Respetar acuerdos, cumplir promesas, hacernos cargo de nuestras palabras, hacen de nosotros seres confiables, competentes y creíbles.

Compromiso es una palabra que necesita de mucho valor para ser pronunciada. LUIS GABRIEL CARRILLO NAVAS
            Decimos que la gente no se compromete cuando esa falta de compromiso nos afecta a nosotros, no obstante, esa misma gente sí se compromete en otras áreas. ¿Qué es esto?
            El compromiso es una interpretación que hacemos de nuestra manera de estar presentes. Por eso, las diferentes posiciones respecto del tema.
            Te vas a encontrar gente como el maharajá que no quiere contraer deudas y también te vas a encontrar con gente que declare lo siguiente:
Elijo ser la fuerza creadora de mi vida, soy responsable de lo que pueda ocurrirme. Louise Hay
            Vos elegirás quién te parece más efectivo.
EL COMPROMISO DESAPARECE CON LAS EXCUSAS  QUE TENEMOS PARA EXPLICAR LO QUE NO SUCEDIÓ.
            Y aquí comprobamos que el compromiso se muda del resultado hacia las excusas pero siempre estamos comprometidos con algo. Como te dije al principio, porque el lugar del mismo dependerá de dónde ponés tu atención y tu energía.
            ¿Te enfocás en los resultados o te enfocás en las excusas?
            Tu respuesta determinará tu poder de efectividad, y si es necesario, porque tu enfoque no te satisface, podrás cambiarlo y transformarte.
            Te pido que leas atentamente la siguiente oración:
"Hasta que uno se compromete con su visión, hay vacilación, la posibilidad de echarse atrás, inefectividad permanente. En lo que respecta a todos los actos de iniciativa y creación, hay una verdad elemental, cuya ignorancia mata incontables ideas y planes espléndidos: en el momento en el que uno se compromete, la providencia también lo hace. Ocurren entonces, todo tipo de cosas positivas, que de otra manera nunca hubieran ocurrido. De la decisión nacen una serie de hechos, que ponen a favor de uno, incidentes fortuitos y asistencia material que ningún hombre podría haber soñado con obtener.” Sir Edmund Hillary (el primero en llegar a la cima del Everest y volver con vida)
¿Qué te distrae cuando no estás enfocado en lo que querés?
¿Qué compromisos rompiste?
¿Qué fue más importante que cumplir tu palabra?
¿Cuál fue el precio que pagaste?
Te dejo aquí, algunas recompensas que aparecen cuando te comprometés:
v      Más fe en vos mismo.
v      Mayor confianza en los demás.
v      Mayor autoestima.
v      Mejores relaciones interpersonales.
v      Mayor respeto propio por tus ideas.
¿Qué te parece? ¿Te comprometés a partir de ahora?
Eres lo que haces, no lo que dices.
Por el placer de compartir.
Dedicado especialmente a una de mis coachees (N.M.) con todo mi aprecio y agradecimiento.
Rita







No hay comentarios:

Publicar un comentario