Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 4 de octubre de 2010

NO TODO ES LO QUE PARECE

¿Alguna vez has escuchado esta frase? ¿Para cuántas situaciones se puede aplicar? Miles ¿Verdad? No obstante, tengo la sensación de que la mayoría de las veces, se repite sólo como un refrán o algo que "muestra" nuestro conocimiento de la sabiduría popular y ancestral.


Hoy te la traigo para que la veamos juntos aplicada a las RELACIONES Y COMPORTAMIENTOS PERSONALES.



De ocho o nueve personas observadas en esas circunstancias -ejemplo- nos podremos encontrar múltiples actitudes sorprendentes: Una mujer feliz y plena a quien se descubre con el tiempo engañando a su marido, una mujer golpeada que logra superar su dependencia, quererse a sí misma, empezar a elegir, priorizándose y volver a apostar a otra relación, sin dejar su bondad, solidaridad y compromiso; una obsesiva por los celos que se equivoca reiteradamente en su mirada porque una SOLA vez hubo un hecho que la avalaba, alguien que cree que lo que una vez ha sido, siempre se debe repetir o que lo que nunca ha sido, no puede jamás serlo hasta darse cuenta de su error arriesgando lo mas importante de su vida; una erudita en estos temas para ayudar y aconsejar a otros mientras oculta su verdadero infierno de vida, que llega a la explosión de su volcán interior desconociéndose en esa conducta.


¿Y los hombres? ¿Son diferentes en esto de NO TODO ES LO QUE PARECE? Veamos: Uno íntegro, confiado (no tonto, confiado), que se recupera de un engaño sufrido y da una segunda oportunidad; uno que es fiel a sí mismo y prefiere no dar explicaciones aunque el entorno juzgue su modo de actuar, sufriendo en silencio y sin perder su sonrisa; uno que no resiste recibir ayuda porque él DEBE ser el proveedor; uno, opacado por el brillo de su pareja que esconde además, su verdadera sexualidad.



¿Vos sos lo que parecés? ¿Siempre? ¿Con quiénes no? ¿En que circunstancias elegís no hablar para no "herir" y así herirte vos? ¿Cuantas sonrisas ocultan tus lágrimas? ¿Deseas la paz interior que sólo te daría ser lo que sos y además parecerlo? ¿Hasta cuando crees que podrás conformar a todos y abandonarte a vos mismo?



Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos, todo el tiempo. ABRAHAM LINCOLN




¡ESTO TAMBIÉN FORMA PARTE DE LA CONSTRUCCIÓN DE TU SER ABUNDANTE!

(Volvé a la foto de arriba y fijate: ¿Ves la rosa, ves la pareja o a ambos? )
































No hay comentarios:

Publicar un comentario